Los participantes corren junto a los toros de lidia Miura en el último encierro de las fiestas de San Fermín en Pamplona, norte de España, el 12 de julio de 2019. – Jaime Reina – AFP/Getty Images
Los participantes corren junto a los toros de lidia de Miura en el último encierro de las fiestas de San Fermín en Pamplona, al norte de España, el 12 de julio de 2019. Jaime Reina – AFP/Getty Images

Por Ciara Nugent

17 de julio de 2019 11:19 AM EDT

Se tarda unos tres minutos y medio en completar la que quizás sea la carrera más polémica del mundo.

Cada año, en la segunda semana de julio, se sueltan seis toros cada día a las 8 de la mañana por las estrechas calles de Pamplona, una ciudad de la norteña región española de Navarra. Varios centenares de personas salen tras ellos, corriendo caóticamente a lo largo de media milla mientras la multitud observa desde balcones y esquinas, y millones más por televisión. Los más valientes -o los más estúpidos- intentan ponerse delante para sentir la emoción de agarrar a un toro por los cuernos. El recorrido termina en la plaza de toros de la ciudad, donde los toreros se enfrentan a los animales y posteriormente los sacrifican.

La fiesta ha sido condenada, tanto por españoles como por extranjeros, por su crueldad con los animales, su atmósfera de masculinidad tóxica y el riesgo aparentemente inútil para los participantes. Estas críticas se renovaron después de que ocho corredores, entre ellos dos estadounidenses, fueran corneados sin muerte por los toros durante las ocho carreras de este año que finalizaron el 14 de julio. Uno de ellos fue herido en el cuello y evitó «milagrosamente» daños en las arterias principales.

Pero los partidarios dicen que los encierros son una tradición centenaria y vital para la cultura regional. Esta es la historia de los encierros de Pamplona y su controvertido futuro.

¿Cómo empezaron los encierros?

Los encierros evolucionaron a partir de los ganaderos medievales que arreaban a sus animales por la ciudad para exhibirlos en la plaza de toros. No se sabe con exactitud cuándo se involucraron los juerguistas, pero los encierros en Pamplona se convirtieron en un referente cultural a partir de 1591, cuando los pamploneses trasladaron la celebración anual de su patrón, San Fermín, del otoño al verano, aprovechando el clima y coincidiendo con una gran feria.

Ernest Hemingway dio a conocer los encierros de Pamplona al público internacional, celebrando su dramatismo en su novela de 1927 El sol también sale.

Hoy en día, la fiesta, que dura una semana, quintuplica los 200.000 habitantes de la ciudad y potencia su economía, ya que los visitantes gastan una media de 110 dólares al día.

¿Qué dicen los críticos de los encierros de Pamplona?

La fiesta no es universalmente querida. Los grupos defensores de los derechos de los animales han sido un elemento fijo durante décadas; este año, PETA y activistas locales se han tumbado fuera del ayuntamiento, semidesnudos sobre los contornos de tiza de los toros caídos para protestar por el «cruel espectáculo».

Las mujeres también han denunciado el incómodo ambiente machista de los encierros, y muchas se han quejado de acoso sexual. (Las mujeres no pudieron competir en las carreras hasta 1974). La violación en grupo de una joven de 18 años en el festival de 2016, conocida como el caso de la «manada de lobos», se convirtió en un escándalo nacional y ensombreció los últimos festivales. Las autoridades dicen que han reforzado la presencia policial y han aumentado el número de cámaras de vigilancia para controlar a la multitud.

Las carreras también son innegablemente peligrosas. Dieciséis personas han muerto desde 1910, la última en 2009. 35 personas acabaron en el hospital este año tras ser corneadas, pisoteadas o caer.

¿Por qué la gente participa en un evento tan peligroso?

Los corredores dicen que el peligro es el punto. El 11 de julio, un grupo de corredores se sentó antes de correr para protestar por el uso que hacen las autoridades de productos químicos antideslizantes y de novillos altamente entrenados para pastorear a los toros. Tales medidas mejoran la seguridad, pero socavan la «emoción» del evento, escribió un corredor en una publicación en las redes sociales. «Tenemos algo único aquí. Defendámoslo»

¿Seguirán los encierros?

Los propios encierros parecen seguros por ahora. El alcalde de Pamplona ha dicho que «no se imagina» la fiesta sin toros y, aunque está abierto a eliminar las corridas, éstas están protegidas por la Constitución española como parte del patrimonio cultural. Los tribunales, incluido el Tribunal Supremo, han anulado los intentos de prohibir las corridas letales en las regiones de Cataluña y Baleares.

Pero es poco probable que los debates lleguen a ninguna parte. Hemingway reconoció que el tirón de Pamplona era problemático ya en 1925. «Si un varón lo mira desde un punto de vista moral no hay excusas», escribió sobre las corridas de toros en una carta a un amigo. «Pero si un macho lo toma como viene. Mira qué espectáculo tan maravilloso»

Escribe a Ciara Nugent en [email protected]

Categorías: Articles

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *